El caballo de Sanlúcar de Barrameda

Sanlúcar, con su actividad agrícola y ganadera, ha estado tradicionalmente muy ligada al caballo. Tanto los pura-sangre como el caballo español, los anglo-árabes o los más frecuentes caballos cruzados encuentran su lugar en Sanlúcar

Son varios los acontecimientos que a lo largo del año se celebran en Sanlúcar, en los que el caballo toma un especial protagonismo, desde las mencionadas Carreras de Caballos en la playa, a diversas fiestas y romerías, destacando la Romería del Rocío que es el ejemplo máximo de la participación y la simbiosis entre el caballo y la fiesta en nuestra zona.

En la actualidad, asimismo, existen varias empresas de servicios que ofertan al visitante la posibilidad de realizar excursiones a caballo por el privilegiado entorno de Sanlúcar, así como recibir clases de iniciación a la equitación, clases de saltos y doma clásica y vaquera. También se organizan visitas al tradicional cortijo andaluz con ganadería brava, paseos por el entorno de Doñana en coches de caballos, todo ello  entre otras muchas actividades campestres.

La ciudad de Sanlúcar de Barrameda

El estratégico enclave, en el puerto natural que forma la desembocadura del río Guadalquivir, atrajo desde tiempos muy remotos a marinos comerciantes que realizaban intercambios comerciales con los pueblos de nuestro entorno geográfico.

El origen del primer asentamiento de Sanlúcar viene auspiciado por la construcción de un templo en época fenicia dedicado a Astarté, la diosa fenicia del amor y la fecundidad. Restos de este templo se han hallado en el complejo dunar llamado La Algaida, hoy ‘Parque Natural de Doñana’.

Ya en época histórica se tienen datos de la existencia de una fortaleza musulmana denominada ‘El Castillo de las Siete Torres’ que defendía la desembocadura del Guadalquivir. Guzmán el Bueno toma posesión de dicha fortaleza y de la villa en 1297 como donación del rey Sancho IV por sus servicios durante la Reconquista. Desde este momento y hasta 1640 los Guzmanes ostentaron el señorío de la Villa, siendo sus descendientes los Duques de Medina Sidonia.

Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, Sanlúcar se convierte en un puerto de referencia, partiendo Cristóbal Colón en su tercer viaje y Magallanes en el primer viaje de circunnavegación, entrando en el estado de mayor apogeo económico de su historia, gracias al fomento de la actividad comercial entre América y el puerto de Sevilla, propiciada por los Duques de Medina Sidonia.

*Este artículo ha sido ilustrado con el lienzo “Sanlúcar de Barrameda” (1955) de la sevillana Carmen Laffón.

Descubre Sanlúcar de Barrameda

Sanlúcar de Barrameda, ciudad situada frente al Parque Nacional de Doñana, se perfila desde sus comienzos en la margen izquierda del río Guadalquivir, protagonista de su historia.

En plena desembocadura y como antepuerto de Sevilla y puerto principal en el comercio con las Indias, Sanlúcar deja al descubierto historia, arte y tradición. A lo largo de los siglos, Sanlúcar ha ido atesorando cultura, folclore, costumbres y una forma de vivir tan peculiares como extraordinariamente especiales.

Si tuviéramos que definir la ciudad de Sanlúcar con palabras, le diríamos privilegiada, por estar anclada en un paraje natural de incomparable belleza; hablaríamos de ella como novia de los fenicios, amante mora, hija de españoles y hermana del vino del Marco de Jerez; puerta de América.

Sanlúcar no es sólo famosa por sus vastas y virginales playas o su gastronomía, maridada en perfecta armonía con sus singulares y exclusivos vinos. Sanlúcar es además un destino, un lugar que nos llama momentánea o eternamente.

Ciudad con un carácter e identidad propias, Sanlúcar se deja respirar por cada calle o rincón, por sus murallas y castillos, por sus plazas, bodegas, iglesias, conventos o palacios. Un sinfín de lugares que embriagarán a todo el que venga, como el aroma a mar, manzanilla y jazmín que se esparce por sus calles.

Sus gentes y peculiaridades hacen de Sanlúcar una ciudad de agradable acogida y referente para que aquél que llegue, por primera vez, a sus puertas o no quiera irse o quiera regresar con cierta frecuencia.

Saber más: http://www.sanlucardescubrela.com